El sentido comunitario de la vida es la expresión más entrañable del sentido común (Eduardo Galeano)

La cooperación ante el espejo de la sinceridad

Entradas recientes:

Agenda de eventos:
julio  2014
LMXJVSD
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031 
Feeds:
Suscripción por correo electrónico:

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevos artículos por correo:


Participantes de la primera mesa

Participantes de la primera mesa: Análisis de la situación actual de la cooperación y retos de futuro

Sin complejos, sin ocultar nada, sin dobles mensajes, sin tapujos… Así, como si se desnudaran ante un espejo, las ONGD hicieron un ejercicio de autocrítica durante el Foro Solidario de Sevilla: Retos y futuro de la cooperación local al desarrollo, organizado por la Asociación Sevillana de ONGD (ASONGD). Conscientes de los aspectos que deben mejorar, pero con una intención muy clara: lograr que la cooperación al desarrollo tenga su espacio en esta época de cambios.

Una mañana de reflexión para las ONGD, entre compañeros de diferentes entidades. Una jornada donde los participantes de la primera mesa del foro, titulada Análisis de la situación actual de la cooperación y retos de futuro, reconocieron abiertamente cuáles son los aspectos que las ONGD deben redefinir. Un debate sin paños calientes, todo lo contrario, donde los recortes en materia de cooperación estaban sobre la mesa. La otra cuestión clave fue cómo han trabajado estas entidades durante los años previos a la crisis. En este sentido, Chema Castells, de Intermón Oxfam, afirmó que “en los años de bonanza no hemos hecho nada. Así se pone de manifiesto cuando se comprueba que las necesidades de cambio en el año 1996 son las mismas que ahora”. Previamente a estas palabras, advirtió que la actual crisis económica se debe convertir en una oportunidad, “una posibilidad de movernos hacia el cambio social, pues la acción pública y organizada será determinante para decidir las alternativas”.

Pero, ¿qué motivos llevan a realizar esta afirmación? José Manuel Moreno, de Entreculturas, parafraseó a McLuhan y su idea de la aldea global, asegurando que vivimos en “un cortijo global”. Todos participamos en el mismo espacio, pero las condiciones y las maneras no son las mismas. Unas desigualdades que han generado todo un entramado de injusticias y un sistema de cooperación al desarrollo que ahora se está revisando.

La contextualización sobre el panorama actual que realizó Pedro Caldentey del Pozo, de Fundación ETEA, ayuda a comprender muchos de los aspectos que se están planteando estas entidades. Para él, estamos viviendo un proceso de transformación en el que “los equilibrios globales están cambiando. No hay reuniones del G-20 ó G-8, hemos vuelto a estar en manos de las grandes potencias. Ahora mismo, las grandes decisiones se toman como en el entorno de la Guerra Fría”. Sin embargo, reconoce que estos cambios deben ser una oportunidad para redefinir los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Incluso va más allá y asegura que “es necesario cambiar de categorías, hay que justificar la necesidad de cooperación como forma de estar en el mundo. Debemos centrarnos en políticas y causas antes que en proyectos; y, por supuesto, buscar sinergias”.

En este sentido también habló José Manuel, al aseverar que “tenemos que  reflexionar para organizarnos y actuar de manera diferente”. Entre los aspectos que las ONGD necesitan están los intereses de la ciudadanía, pues José Manuel considera que “la población está sensibilizada hacia la problemática social, pero hacia la nuestra, hacia nuestro entorno próximo. Es necesario trabajar sobre principios para construir vínculos. Somos muy solidarios ante las catástrofes, pero debemos decidir qué tipo de cooperación queremos: ¿asistencialista o transformadora social?”. Asimismo, reconoció que es necesario conectar la identidad de la ONGD con la base social y trabajar de forma convergente con los movimientos sociales.

Otra de las cuestiones que consideran que se debe mejorar es la forma de comunicar y difundir el trabajo que se está haciendo, desde Entreculturas aseguran que “hemos sido tan buenos gestores de proyectos que nos hemos olvidado de comunicar lo que hacemos”. Un aspecto olvidado y del cual se está prescindiendo aún más debido a la crisis pues, como asegura José Manuel, “los recortes son cuantitativos, pero también cualitativos, pues suponen un retroceso en la calidad”.

Ante esta situación, todos los asistentes coincidieron en la necesidad de buscar nuevas formas de financiación, pues otro problema que se ha detectado es la dependencia de las administraciones públicas. Como señaló Chema, “en Andalucía sólo el 18% de la financiación es privada. Si se cae la Junta de Andalucía, se cae todo”.

Una mañana de reflexión en la Casa de la Provincia, acompañada por la exposición fotográfica Sevilla Coopera. El valor de la solidaridad, donde se podían ver imágenes de los diferentes proyectos efectuados por las ONGD. Un análisis necesario para que la cooperación sea una prioridad, tanto para la ciudadanía como en las agendas políticas. Una oportunidad para que, desde la sinceridad, el mundo deje de ser ese gran “cortijo global”.

Accede a las conclusiones del Foro

1 Comentario

  1. Pingback: La cooperación ante el espejo de la sinceridad | sentido común | FUNDACIÓN FEFSA

Deja un comentario